5.6.13

Aspersores de mierda.

Me he puesto algo de música, calmada, un vano intento de controlar la ira que me sube por las piernas hasta la cabeza, que quema las yemas de mis dedos, que me hace querer vomitar toda la mierda que llevo dentro.
Soy un tipo algo violento de palabra, un poco menos cuando se trata de pasar a la acción, supongo que el “pacto” aún pesa y el tema de ir partiendo caras a diestro y siniestro es algo que todavía no me sale de dentro, aunque alguno lo este pidiendo a gritos.
Me jode mucho la gente, normalmente la gente en general, pero estos días me está tocando mucho la polla (ser explicito es siempre la mejor terapia) la gente que vuelca su mierda privada, sus miserias personales, en los demás. ¿Por qué cojones tengo que comerme yo tu mierda si me importas un carajo?. Es una pregunta que me hago muy a menudo. Así como me descubro pensando para mi, y sorprendiéndome de no decirlo en voz alta, “cómete tu mierda como hacemos todos y no me andes jodiendo a mi la vida”. Esto sobre todo se lo dedico a toda esa gente en hospitales que te cuenta su miseria cuando vas a revisar tu cáncer. Gracias por contarme como has recaído después de 5 años, me viene FENOMENAL ahora mismo.
Me permito el lujo de escribir todo esto aquí porque al fin y al cabo es mi espacio, los que leéis esto es porque queréis, no obligo a nadie a entrar aquí a punta de pistola, por eso me tomo ciertas libertades.
Todos tenemos miserias, todos sufrimos, todos lo pasamos mal. Unos mas que otros, otros se quejan más de lo que deberían, algunos nos quejamos lo justo y otros, fuertes como rocas, no se quejan nunca aunque estén pasando el peor momento de su vida.
En general creo que todos nos quejamos demasiado. Yo el primero.
No puedes ir, como un aspersor, echando la mierda que escupes indiscriminadamente encima de todo el mundo, no es justo que andes jodiendo la vida a los demás porque a ti te haya pasado algo que no esperabas que ha sido jodido y que te ha tumbado. 
Estas mal, lo pillo, quieres matar a alguien, lo pillo también, abusar de la gente que tienes alrededor, eso ya no, yo por ahí ya no paso. 
Tu mierda, es TU mierda, te la comes, la procesas, y te callas. Que tenemos los huevos peludos ya y somos mayorcitos.
Pero, ¡hey!, tampoco quiero ser un puto nazi, no me entendáis mal, a veces necesitamos a los demás, necesitamos apoyarnos en alguien, pedir ayuda, eso no está mal, eso es justo, la gente que nos quiere está aquí para eso, para ayudarnos cuando lo necesitamos, pero mucho ojo con abusar de esto, la gente se cansa. Yo por mi parte ya he llegado a mi límite y empiezo a pensar que un día se me va la mano.
Al final hay quién lo fuerza todo tanto que es en ese momento cuando se merecen una patada en la puta boca a ver si espabilan un poco.
Mamones.

Que bien me he quedado joder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada